sábado, 31 de julio de 2010

Recipiente del zumo de naranja “El corte inglés”

El zumo de naranja de “El corte inglés” se exprime en el propio punta de venta y uno puede comprobar que es 100% natural. El consumidor paga su elevado precio para ahorrarse el trabajo de hacérselo él mismo. Lo malo es que luego conseguir abrir el tapón rojo del frasco de plástico en que se comercializa resulta una labor igual o más trabajosa que la de exprimir naranjas. La mayoría de las veces el retirado de la tirilla de plástico rojo que se supone desbloqueará el tapón no funciona y, para intentar desenroscarlo, hay que ejercer una tremenda fuerza agarrando su superficie resbaladiza y uno se lastima la mano o la muñeca casi siempre. A menudo ni siquiera así es posible abrirlo y hay que recurrir a realizar una abertura en su parte superior con un cuchillo, como puede apreciarse en la foto que acompaña esta entrada. No puedo entender cómo siguen vendiendo este producto que se supone de qualité en esta puta mierda de botes defectuosos o diseñados con el culo.

Publicar un comentario